El Reflexista

Reflexiones de un futuro periodista

Reportaje – La Generación ‘linkdie’

Estos días atrás estuve preparando un reportaje sobre nuevas tendencias, basado en los jóvenes de ahora. Porque, hasta que descubrí Twitter, no sabía que había chicos y chicas que iban más allá de los gustos normales, y que se interesaban por otras cosas que la inmensa mayoría de chavales no tienen idea ni de que existen. En el reportaje están puestos los enlaces a los perfiles de Twitter de los que me ayudaron, a través de un cuestionario que les envié y que me respondieron con mucha amabilidad. Para leer el reportaje, en PDF, pincha en el enlace de más abajo.

La Generación Linkdie

Nada más. Espero que os guste, y como siempre, se aceptan críticas de todo tipo.

Agradecimientos twitteros: @lalalalia Alx_zero @xBeiro @jotaez @Beitamuser @Adrian021 @Naroh @Sevikun @nicecupcake @CynthC @Pablo_DM @Lady_Elyon @Maryah93Bliss @Aysleen @Putamuereputa @ateenagewhore @TetillasLaRue @MySmallThings @StBarry @BreatheInDeep @tuerce5 @ilovegeniuses @iamdexter @derath @liteari

Anuncios

16 mayo 2010 Posted by | blogs, Cine, fantasia, internet, Jóvenes, literatura, música, moda, red social, reportaje, series, Televisiones, twitter | 7 comentarios

Yo me quedo tuerto, pero tú te quedas ciego

Hola.

Una de las leyes antiguas que mas fascinación me provoca es la ”Ley de Talion”, o lo que es lo mismo, el ojo por ojo. Alguna vez todos nos hemos acogido a esa ley: tú me has hecho algo, bueno o malo, yo te lo devuelvo de la misma forma. Pero últimamente he observado un cambio en la ley, como si hubiese habido una reforma: ya no es el ojo por ojo, sino ojo por los dos ojos. Y hay varios casos que lo ilustran.

Por ejemplo, es el caso de Almodóvar con la Academia de Cine. Resulta que a Álex de la Iglesia y sus compañeros académicos se les ocurrió no preseleccionar ”Los Abrazos rotos” entre las películas para ser candidatas a Mejor Película Extranjera en los Oscars (al final se lo llevó una película de Fernando Trueba, que ni se ha estrenado, que se titula El baile de la Victoria, cuando se lo merecía Gordos, de Daniel Sánchez Arévalo, para la mayoría de la crítica). Pues claro, el director manchego, en una demostración más de humildad extrema, empezó a rajar y rajar de los académicos por todos los sitios que pasaba; algo parecido a lo que hizo cuando Amenabar barrió en los Goya, protestando de la manera más admirable, es decir, pirándose de la Academia junto a su hermano Agustín. Pero esta vez no se ha ido, y nada de lo que piensa lo dice en público, para eso están los actores de la película. Esta vez han sido Blanca Portillo y Lluís Homar, los que han dicho que la película, porque si, porque es Pedro (esa fue su razón, de la calidad de la película no hablaron), debería haber estado como poco preseleccionada. Nadie protestó cuando ”Los Abrazos rotos” no aparecía entre las preseleccionadas, ni hubo conmoción nacional, ni banderas a media asta, ni nada… Pero el director de Hable con ella y su gente si han sacado las espadas, y pretenden abatir a todo el que les lleve la contraria.

Sobre la película sólo diré un par de cosas: cuando salí de verla, quise hacer lo mismo que cuando vi Distrito 9, Mapa de los Sonidos de Tokio, o Anticristo (por dar ejemplos recientes): primero pedir que me devolviesen el dinero, y segundo solicitar por escrito a los directores que visitasen al frenopático. Pedro Almodóvar nunca ha sido santo de mi devoción, pero que él y sus actores exijan estar en la carrera de los Oscars, es una falta de respeto a toda la industria del cine y a otros directores y actores que se matan trabajando, y que no obtienen ni un reconocimiento. Por apuntar otra crítica, Carlos Boyero dijo que no volvería a verla, porque no era masoquista. Yo tampoco lo soy, y me gusta tomar palomitas en el cine, y no anti-depresivos.

Almodóvar Oscar

¡Jódete Amenabar, yo tengo uno más que tú!

Otro de los que se han acogido a la nueva ley es el presidente del F. C. Barcelona, Joan Laporta. Todos le conocemos, ya sea por su faceta de presidente del Barça, o por la de independentista catalán, sectario, y ególatra; o lo que es lo mismo, por su faceta de aprovechar el cargo de un club deportivo para hacer política y colocarse para el futuro.

Los escándalos del abogado catalán son incontables, como lo de bajarse los pantalones en un aeropuerto porque no pasaba el detector de metales, pelearse a plena luz del día en mitad de la calle con su chofer o con otras personalidades, aparte de pedir la independencia de Catalunya de la forma más fanática posible, en ocasiones hasta vergonzosa.

Laporta

Joan Laporta, con la vena hinchada, ensayando para su próxima profesión

El otro día MARCA se hizo eco de una noticia de EL MUNDO, que publicó que el presidente del Barça llamó al Presidente de la Junta de Extremadura, para pedirle explicaciones por un artículo que este público en el mismo diario, en el que venía a pedirle al presidente del club, ya ves tú que disparate, que no excluyera a los aficionados barcelonistas de fuera de Catalunya, y que no usase el Barça para hacer política. Durante la conversación entre Guillermo Fernández Vara y Laporta, este último le insultó repetidamente por haber escrito lo que escribió, le recriminó todo, le llamó mal barcelonista, imbécil, entre otras perlas, para despedirse con un Visca Catalunya Lliure. Todo muy educado y muy maduro, como podéis ver. Como ya los medios, los aficionados y la gente del fútbol en general le están dando muchos palos por el uso político del club, el dirigente barcelonista está asegurando cada vez que le ponen un micrófono delante que es una caza de brujas contra él de los ”enemigos de Catalunya”. Y hoy, para rematar, ha animado a ”levantarse” contra los que atacan la independencia del territorio catalán. Es decir, ha venido a decir que ojito con ellos, que pueden liarla muy grande (lo que viene siendo apología de la violencia).

Sacad vuestras propias conclusiones, como digo siempre. Un amigo mio diría refiriéndose a lo que os he relatado, ”esto con Federico en la COPE no pasaba”. Lo malo es que si pasaba, y seguramente seguirá pasando: que se llenen páginas y páginas con salidas de tono de personajes narcisistas y egocéntricos.

Abrazos.

Jesús.

P. D. Y el premio Planeta, para Ángeles Caso, por Contra el Viento. Finalista, Emilio Calderón por La bailarina y el inglés. Habrá que leerlos.

15 octubre 2009 Posted by | Almodóvar, Cine, Deporte, Egocentrismo, Hipocresía, Laporta, Narcisismo, Sociedad, Talion, Tratamiento | 1 comentario