El Reflexista

Reflexiones de un futuro periodista

Güemes y la praxis religiosa

Esta mañana, cuando estaba en el autobús camino a la facultad, escuché en la Cadena SER que la Federación de Médicos y Titulados superiores de Madrid, la organización médica mayoritaria en Madrid, había denunciado que el Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Juan José Güemes, está haciendo una politización flagrante de su consejería, con destituciones o nombramientos a dedo, entre otros actos poco aceptables.

Que Güemes haga cosas poco ortodoxas es algo de lo que no habría que sorprenderse, ya que este hombre creó un ”diccionario” en su blog, con ayuda de sus lectores, llamado El diccionario del progresí, en el que a través de varios posts acuñaba términos ofensivos contra socialistas, homosexuales o mujeres que abortan o estan a favor del aborto. Por no hablar de sus ataques a medios como EL PAÍS o la Cadena SER, el último, justificando la condena de un juez de Madrid a Daniel Anido y Rodolfo Irago, Director de la Cadena SER y Director de informativos de la emisora anterior, por revelación de secretos (a todo esto, ¿un periodista revelando secretos? ¿Vaya bobada no?). Sin olvidar que también está casado con la hija de Carlos Fabra, presidente de la Diputación de Castellón, e imputado en algún que otro caso de corrupción: hasta por el amor se mete en charcos el consejero madrileño.

El caso es que Güemes, siempre según esta organización médica, hace nombramientos en función de la ideología, sin tener en cuenta la experiencia profesional o los criterios estrictamente médicos, para tener controlados los hospitales y centros de salud a su gusto y al de su gobierno. Pero uno de los aspectos más graves de la supuesta prevaricación del Consejero de Sanidad es que mantiene en su puesto a profesionales que tienen graves problemas con sus compañeros; esto es algo que pasa en muchas empresas, pero cuando hablamos de medicina hay que tener muy en cuenta si hay discrepancias entre los trabajadores.

Mi indignación viene por las prácticas de la directora del Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares, que según cuenta la organización de médicos, se negó a dar carne a los niños del hospital porque era Cuaresma.

Es una vergüenza que se juegue con la salud de las personas en cualquier sitio, pero que en un hospital público se juegue con la salud, y encima si son niños, es de demanda judicial al que lleva a cabo estas prácticas y al que auspicia sus actos. Basarse en algo más que lo estrictamente médico para practicar la medicina es algo inadmisible, y cuando se trata de hacerlo basándose en creencias religiosas, es volver a siglos pasados. Quizá ese sea el problema: que la forma de pensar y de ejercer sus profesiones de Güemes y la directora del Hospital Príncipe de Asturias es de siglos pasados.

Anuncios

12 enero 2010 - Posted by | Uncategorized

1 comentario »

  1. A-lu-ci-no. De, verdad, siempre encuentro los mismos motivos como causa de distintos problemas.

    No le das mucho movimiento tu a esto, ¿no?

    Saludos!

    Comentario por Lauraenriketa | 9 marzo 2010 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: